[Traducción de Marina Ramos y Estefanía Saavedra revisada y editada por Asun López-Varela. El diseño HTML, el formato, y los enlaces de George P. Landow. En los títulos de las obras no traducidas al castellano, la traductora indica con la anotación «Nota del Traductor (N. T.)» entre paréntesis que la traducción de los mismos es obra suya. En caso contrario, la traductora se basa en las traducciones ya disponibles que figuran en el registro ISBN. Del mismo modo, en lo referente a las citas literarias, la traductora indica las traducciones disponibles en castellano. Aquellos casos en los que no se hace referencia a ninguna traducción previa, aluden a la labor traductora de Marina Ramos y Estefanía Saavedra.]

rthur Hugh Clough (pronunciado «cluff»), un excelente poeta cuyos cuyas innovaciones en el mbito del lenguaje y tema literarios, fueron muy avanzados para su época, nació el uno de enero de 1819 en Liverpool, hijo de James y Ann Clough. Un biógrafo describe a su padre como «terrateniente de la alta burguesía del norte de Gales con relativo y esporádico éxito en el mercado de algodón» y comenta que su madre pertenecía principalmente a la clase media. La familia se mudó a Charleston S. C. en 1822, regresando al poco tiempo, en 1828, para inscribir a Arthur en in colegio inglés. En 1829 entró en Rugby, probablemente el colegio independiente más importante del siglo XIX en Inglaterra.

Los años venideros son de los más importantes tanto para la vida de Clough como para la historia de la enseñanza denominada pública (public schools) de Inglaterra. Thomas Arnold, que acababa de tomar el relevo como director de Rugby el año anterior, había comenzado ya sus reformas, aunque los cambios concretos que hizo al curriculum son mucho menos importantes que el ambiente de seriedad moral que infundó en la escuela. Clough rápidamente se convirtió uno de los discípulos favoritos de Arnold, quien a cambio, se convirtió en su segundo padre mientras los suyos estaban en América. Su inteligencia le convirtió en estudiante ejemplar (a los 15 años leía Niebuhr y Schleiermarche en alemán), y se daba cuenta que era un modelo a seguir para sus compañeros (de hecho se convirtió en líder del colegio; Arnold había creado un puesto de honor para los chicos que él quería que dictaran el estándar del colegio) esto le convirtió en uno de los magníficos ejemplos del éxito del modelo de Arnold.

Clough y la gente de su entorno comenzaron esperar mucho más de él. Después de su carrera en Rugby, el mero éxito no era suficiente; todos pensaban que estaba destinado a ser distinguido en cualquier carrera que eligiera. Los años en la mejor universidad de Oxford, Balliol, fueron problemáticos. Postergó sus exámenes (de nivel superior) en varias ocasiones porque no se sentía preparado, y los hizo en 1841, año en que su padre quedó en bancarrota por segunda vez. Esto significó que Arthur no podía esperar ayuda de él y que su carrera dependía ahora de las notas que sacará en el examen. Cuando recibió honores de segunda clase, camino cincuenta millas hasta Rugby para contarle al doctor Arnold que «había suspendido». Perdió una beca universitaria en Balliol, pero ganó otra el año siguiente en Oriel, un colegio menos prestigioso.

Al igual que otros tantos escritores victorianos que comenzaron siendo evangelistas, Clough era la personificación de la sinceridad victoriana que abandono la religión ortodoxa, renuncio a los pensamientos de su infancia. Siendo estudiante universitarios entre los años 1837 y 1941, experimentó de primera mano la gran envergadura de la controversia tractaraiana. La insistencia de John Henry Newman en el dogma y la autoridad de la iglesia se oponían diametralmente al amplio cristianismo del doctor Arnold, y Clough fue excluido por ambas partes. La seriedad permanente que había aprendido de Arnold no dio cabida a la evasión intelectual, ni siquiera al débil estoicismo cristiano, el cual su buen amigo Matthew Arnold finalmente consiguió. En 1848 se dio cuenta que de continuar con la beca Oriel durante más de un año tendría entonces que ingresar en la iglesia de Inglaterra y tendría que firmar «Los treinta y nueve artí;culos» (N.T. forman el resumen básico de creencias de la Iglesia Anglicana). Al no poder hacerlo en consciencia, firmó la renuncia ala beca.

Radical tanto en política como en religión, fue a Francia en apoyo de la revolución de 1848 y más tarde, el año siguiente, a Italia para participar en la república de Mazzini, quedando atrapado en Roma cuando cayó en manos de los franceses, una experiencia que celebró en Amours de Voyage. Regresó a Londres para convertirse en el director del unitario university hall y en profesor de Ingles en University College. No tardó en encontrar a los unitarios tan rígidos en su propósito como lo eran los Anglicanos, y dimitió en 1852. Esperando obtener una puesto en Harvard, viajó a Boston donde fue a ver a Emerson (a quien había conocido en la gira europea de este), pero al no conseguirlo regresó a casa para aceptar un trabajo en Oficina de educación (1853). Pudo entonces casarse con Blanche Smith, y dentro a partir de entonces pasó mucho tiempo ayudando a la prima de su esposa, Florence Nightngale, a instar reformas en hospitales y en la profesión de enfermería. A lo largo de los años 50 trabajo en una traducción de Plutarch«s lives (1859) y en un largo poema, «Mari Magno», estructurada como los Caterbury Tales. Murió el 13 de noviembre de 1861 en Florencia a la edad de 42.

Material relacionado


Victorian Overview Autores A H Clough

Modificado por última vez el 28 de junio 2008; traducido el 9 de abril de 2011