[••• = sólo disponible en inglés. Traducción de Yuliya Yuliyanova Pavlova revisada y editada por Asun López-Varela. El diseño HTML, el formato, y los enlaces de George P. Landow.]

1title1

Portada del libro de El Mequetrefe (Jackanapes). [Haga clic sobre la imagen para aumentarla]

Según el Oxford Companion de la Literatura Infantil, la muerte del joven príncipe francés durante la guerra zulú de 1879 inspiró a Julia Horatia Ewing a escribir este cuento melancólico sobre el sacrificio heroico en el que un huérfano de un oficial de caballería de Waterloo críado con su tía soltera y muere finalmente al salvar la vida de su amigo de la infancia en el campo de la batalla. El principal lugar de la acción es el pequeño pueblo de Goose Green, uno de los condados al norte de Inglaterra, donde el lugar de la batalla se sitúa en una llanura de clima cálido. Aunque se publicó en 1879, al principio sin ilustraciones en la revista infantil que editaba, Aunt Judy´s Magazine , cuatro años más tarde apareció en un volumen no muy grueso que costaba un chelín, y con diecisiete ilustraciones encadenadas del notable artista Randolph Caldecorr (1846-1886).

1title1

La huida de los padres de Jackanape de Randolph Caldecott. [Haga clic sobre la imagen para aumentarla]

La historia empieza cuando “El Capitán Negro”, un oficial de caballería, lleva a la joven Srta. Jazmín a Gretna Green en Escocia. Poco después de regresar a su hogar como marido y mujer, le destinan a Europa Continental y en menos de un año, el 22 de junio de 1815, muere en el campo de batalla de Waterloo. Justo después de que la noticia de la gran victoria llegase con el coche postal a la multitud de habitantes reunidos en la taberna local The George and Dragon en Goose Green, el cartero hace entrega de un periódico londinense en el que las hermanas Jazmín leen una lista con los treinta y cinco comandantes británicos fallecidos, incluyendo el nombre del marido de la menor de las hermanas. Tres días más tarde, ella también fallece al dar a luz, dejando su hijo a los cuidados de su hermana soltera. El ginecólogo que la atendía durante el parto, le pone como “el mequetrefe” por vivaracho que era.

1title1

En el tercer capítulo, el niño (su nombre cristiano era Teodoro) y su amigo Tony Johnson enferman tras fumarse un cigarro negro hecho por ellos mismos. En la feria anual, Tony, que era de constitución más débil, contrajo una enfermedad estomacal tras montar a poni después de que su amigo íntimo insistiera en que aceptase el reto; aparentemente él no tenía ninguna dificultad montando ponis. El pequeño granuja, empeñado en crecer cuanto antes para convertirse en un oficial de caballería como su difunto padre, se enamora del poni rojo de un gitano llamado “Lollo” que significaba “rojo” en el idioma de su dueño. Cuando el abuelo del niño, un general británico jubilado, le visita poco después de lo sucedido, el niño le confiesa su sueño de poseer al poni (¡si sólo tuviese las requeridas quince libras para el padre del niño gitano!) y el anciano, admirando el coraje de su nieto, acepta comprarle el caballo, asegurándose de que realmente sabe montarlo.

Al principio del cuarto capítulo, han transcurrido ya veinte años, durante los cuales el abuelo de Jackanapes muere y el niño obtiene, gracias a él, un puesto de trabajo en la caballería. El fiel Tony Johnson, a pesar de su torpeza en la silla de montar, ha conseguido un puesto en el mismo regimiento gracias a su padre. Mientras que Tony es a menudo objeto de burlas en el comedor de los oficiales, Jackanapes en su caballo de guerra pelirrojo “Lollo” (llamado como el poni de su infancia) es un héroe, famoso por su galantería, coraje y estilo de montar. En el fragor de la batalla, Tony Johnson se rompe una pierna al caerse su silla. Incapaz de montar de nuevo, saca su pistola y se prepara para encarar la muerte ya que las tropas británicas se han retirado. De pronto, el Jackanapes tira de su amigo herido e intenta seguir al regimiento. Sin embargo, al final del capítulo cuatro, parece dudoso que vayan a conseguir su fuga.

Al principio del capítulo cinco, cuando el cirujano del ejército anuncia al comandante del regimiento que los soldados de caballería heridos tienen grandes golpes y fracturas, el lector asume erróneamente que ambos jóvenes han escapado. Sin embargo, el cirujano añade que Jackanapes tiene un disparo en el pulmón y que necesita asistencia médica. En su lecho de muerte, Jackanapes le hace prometer al comandante ser amigo y guía del bien intencionado, aunque en ocasiones impulsivo, Tony, y le otorga al comandante la responsabilidad de Lollo antes que a Tony, que nunca podría manejar tan enérgica montura.

Izquierda: El fiel Lollo tira de la carroza de la Srta. Jazmín, acompañada por el cartero jubilado, por el prado. Derecha: La primera pagina del último capítulo. [Haga clic sobre la miniatura para agrandar la imagen.]

Mientras que la mayoría de los habitantes de la Pradera del Ganso responden con orgullo a la noticia del heroico sacrificio de Jackanapes, el zapatero considera la muerte del joven oficial como una pérdida ocasionada por su propia temeridad. En el sexto capítulo, Ewing entrelaza cierto número de elementos conocidos por los lectores victorianos: el poderoso sermón cristiano del párroco en el funeral; el sentimentalismo de la escena con el viejo poni Lollo tirando de la carroza de la Srta. Jazmín por el prado, acompañada por el cartero jubilado; la romántica escena en la que Tony y su hermana vagan junto a él y el comandante por un camino de brionia y zarzas, y finalmente los valores morales: “Hay un patrimonio de ejemplos heroicos y nobles obligaciones no reconocidos en la riqueza de la nación, pero esenciales para la vida de la misma, y cuyo menosprecio podría llegar a significar incluso su caída comercial” (46) ― una homilía parecida al Réquiem de Kipling.

La historia tiene varias características interesantes, incluyendo un registro de cómo los chicos de clase media alta deben gastar su paga en una feria, y una descripción del cartero que divulga la palabra de la más reciente victoria británica durante las guerras napoleónicas:

La multitud pronto se reunió alrededor de George y el dragón, boquiabiertos al ver al cartero vestido de flores y hojas de roble, y al guardia llevando una corona de laurel encima de su librea real. Las cintas que cubrían los caballos estaban manchadas y salpicadas del calor y espuma debido al paso con el que había venido al apresurarse a traer la noticia de la Victoria. [13]

Referencias

Carpenter, Humphrey, and Mari Prichard, eds. The Oxford Companion to Children's Literature. Oxford and New York: Oxford U. P., 1987.

Ewing, Juiliana Horatia. Jackanapes. Il. Randolph Caldecott. Brighton and London: Society for Promoting Christian Knowledge; New York: E. & J. B. Young, n. d.

Gatty, H. K. F. "A Celebration of Women Writers. Part II." by Horatia Katharine Frances Gatty (1846- ) Publication: Juliana Horatia Ewing And Her Books. by Horatia K. F. Gatty. London: Society for Promoting Christian Knowledge, 1885, pp. 26-46." Accessed 3 September 2007. http://digital.library.upenn.edu/women/ewing/gatty/part-ii.html

"An Illustrated Family History Archive: Notable Ewings." Accessed 3 September 2007. http://www.garenewing.co.uk/family/ewingother.html

Magnusson, Magnus, and Rosemary Goring, eds. The Cambridge Biographical Dictionary. Cambridge and New York: Cambridge U. P., 1990.


Victorian Overview Autores

Modificado por última vez el 3 de septiembre de 2007; traducido el 22 de enero de 2013