[••• = solo en inglés. Traducción de Maya Zalbidea Paniagua. Edición de Asunción López-Varela. El diseño HTML y el formato de >George P. Landow.]

En el capítulo ocho de Norte y Sur, Margaret se hace amiga de un trabajador de la industria textil llamado Nicholas Higgins. Durante su estancia en Milton, Margaret se hace íntima no sólo de Higgins, sino también de su hija, Bessy, que está muriendo de tuberculosis. Las interacciones de Margaret con Higgins y su hija le dan al lector el recuerdo del sufrimiento que la clase obrera tenía que soportar:

“-Ni la primavera ni el verano me beneficiarán -dijo la chica tranquilamente. -Me temo que ella dice la verdad. Me temo que está demasiado consumida.” [60]

“creo que esta vida es el final, y que no existe ningún Dios que seque todas las lágrimas de todos los ojos... ¡Ay, hija, hija! -exclamó, incorporándose y agarrando con fuerza, casi furiosa, la mano de Margaret-. Podría volverme loca y matarla, podría hacerlo." [81]

Bessy y Margaret tienen la misma edad aunque las disparidades entre ellas son sorprendentes.

Margaret tuvo la suerte de crecer completamente rodeada de todas las bellezas que la vida tiene que ofrecer. Así, retratando el paisaje de Helstone o permitiéndose los lujos de Harley Street la vida de Margaret, antes de que viniera a Milton, no fue caracterizada por mucho sufrimiento. Bessy, por otra parte, sólo conoció la miseria y la tristeza. Dedicó su corta vida al funcionamiento de un molino, y al final su muerte es causada por ese mismo molino.

Gaskell usa a Higgins con el fin de tratar el tema de las disparidades de la clase del período victoriano y mostrar el sufrimiento terrible que resultó de estas disparidades. Con el propósito de permitir que el lector distinga inmediatamente los personajes de la clase obrera de los de la pequeña nobleza Gaskell usa manierismos lingüísticos y dialectos. Por ejemplo, Nicholas Higgins usa la palabra "hoo" en el lugar del pronombre "ella"(her). Como hay tantos personajes, esta técnica es aún más importante en una novela como Pickwick Papersdonde los manierismos de la lengua no sólo permiten que el lector reconozca diferencias de la clase, sino que también permita distinguir entre personajes. El ejemplo clásico de Dickens de esta técnica se ve en Sam Weller:

El hombre del sombrero blanco se puso a trabajar en la parte superior de una bota con creciente asiduidad. Se escuchó un ruido alto, y la bulliciosa dama del White Hart hizo su aparición en la galería contigua. ‘Sam’ gritó la dama, “¿dónde esta este perezoso, Sam? oh pero si estás ahí. ¿por qué no respondes?

“No seria elegante responder hasta que usted haya terminado de hablar,” replicó Sam, gruñendo.

Venga, limpia estos zapatos por diecisiete ahora mismo, y llévalos a la habitación privada; la número cinco, en el primer piso. La dama le lanzó un par de zapatos al patio y salió apresuradamente.

“La número 6,” dijo Sam, mientras recogía los zapatos del patio, y sacando un trozo de tiza de su bolsillo hizo una anotación en las suelas de su destino. “Zapatos de señora y habitación privada. Supongo que no llegó en el vagón.” [p.131]

The man in the white hat set to work upon a top-boot with increased assiduity. There was another loud ring; and the bustling old landlady of the White Hart made her appearance in the opposite gallery.

Sam,' cried the landlady, "where's that lazy, idle — why Sam — oh, there you are; why don't you answer?' "Vouldn't be gen-teel to answer, 'till you'd done talking,' replied Sam, gruffly.

"Here, clean them shoes for number seventeen directly, and take 'em to private sitting room, number five, first floor.' The landlady flung a pair of shoes into the yard and bustled away.

"Number 5,' said Sam, as he picked up the shoes into the yard, and taking a piece of chalk from his pocket, made a memorandum of their destination on the soles — "Lady's shoes and private sittin' room! I suppose she didn't come in the vaggin.' [ p.131]

El dialecto de Sam y el modo sarcástico de comunicarse le hacen fácilmente reconocible entre muchos personajes en Pickwick Papers . El muchacho gordo es otro ejemplo de este tipo de personaje. Sabemos cuando el chico gordo está presente porque come y duerme sin parar.

Sam y el muchacho gordo no son personajes realistas, pero Dickens basa su existencia dentro de la novela únicamente en sus características externas. El lector necesita este tipo de personajes debido a la densidad de la novela. Al mismo tiempo, sus personalidades dan una dimensión que nos impide llegarlos a conocer más profundamente. Por ejemplo sabemos que Sam es de clase trabajadora debido a los manierismos de su lenguaje, y porque es un limpiabotas en una posada. A diferencia de Bessy, sin embargo, sus opiniones sobre las disparidades de la clase son desconocidas por al lector. El realismo de Norte y Surse pone de manifiesto en la capacidad de Gaskell de representar una representación convincente de emociones de sus personajes y opiniones. En Pickwick Papers , por otra parte, es exactamente la carencia frecuente del desarrollo de los personajes lo que hace que la novela sea más nostálgica y fantástica.

Referencias

Dickens, Charles. The Pickwick Papers. New York, London: Penguin Books, 1999.

Gaskell, Elizabeth. North and South. Oxford, New York: Oxford University Press, 1998.


Victorian Overview Victorian Authors Elizabeth Gaskell

Last modified 27 marzo 2000; traducido el 3 de decembre de 2013