[Una versión de este ensayo apareció en en mayo de 1997. Traducción de Mª Soliña Barreiro revisada y editada por Asun López-Varela. El diseño HTML, el formato, y los enlaces de George P. Landow. En los títulos de las obras no traducidas al castellano, la traductora indica con la anotación “Nota del Traductor (N. T.)“ entre paréntesis que la traducción de los mismos es obra suya. En caso contrario, la traductora se basa en las traducciones ya disponibles que figuran en el registro ISBN. Del mismo modo, en lo referente a las citas literarias, la traductora indica las traducciones disponibles en castellano. Aquellos casos en los que no se hace referencia a ninguna traducción previa, aluden a la labor traductora de Mª Soliña Barreiro.]

En el Gissing Journal de octubre de 1996, Jacob Korg da cuenta de forma útil de sus "búsquedas aleatorias" sobre Gissing en Internet. Este artículo trata el tema de manera más sistemática. Un lector poco informado debe saber que el amplio término "Internet" se refiere, de hecho, a una serie de recursos pero que los dos componentes que más interesarán a alguien que estudie a Gissing son la Red y las listas de correo. El primero es una amplia "biblioteca virtual" de información enlazada entre sí, y las segundas abarcan miles de grupos de discusión que tratan sobre cualquier actividad humana por muy rara que sea. El funcionamiento de estas listas consiste en trasladar información y peticiones entres sus suscriptores por medio del correo electrónico. Aquí trabajaré especialmente con Gissing en la Red pero hacia el final del texto comentaré algunas cosas relevantes sobre las listas de correo. Esta investigación la he hecho entre diciembre y enero de 1996 y 1997; como cualquier cosa escrita sobre Internet estará incompleta, sino obsoleta, antes de aparecer impresa pero confío en actualizarla periódicamente. Agradezco cualquier información adicional que se me pueda enviar a mi dirección de contacto, aquí

La extensión de los estudios literarios en Internet está desarrollándose con una velocidad asombrosa. Tan pronto como los problemas técnicos de establecer un pago mediante suscripciones se hayan solucionado, se puede preveer que muchas revistas literarias y bibliografía se trasladarán a Internet. Por el momento, sin embargo, la calidad y el rango de las informaciones son muy desiguales, tal como se puede esperar de un medio sin controles. Algunos investigadores entusiastas han puesto en funcionamiento webs sobre muchos escritores de la era Victoriana ("The Wild Wilde Web"; "The Sherlockian Holmepage"), pero todavía hay carencias y áreas que no han sido tratadas.

Hoy día, Gissing se incluye en esta categoría. Por ejemplo, la amplia e inclusiva Voice Of The Shuttle: Página Web para la Investigación en Humanidades, no contiene ni una sola referencia a Gissing. Esta web, como otras, depende de aportaciones voluntarias y aquello que no le llega, no es publicado.

Los estudiantes que se acerquen a la web sin guía quizás sientan empatía con las dificultades de Marian Yule en La nueva Grub Street (New Grub Street cuando ella trabaja a instancias de su padre en el Museo Británico; es más, el estudiante podría pronto sentirse como una criatura nacida de la fantasía de las migrañas de Marian, "un alma negra y perdida, condenada a vagar en una eternidad de investigaciones en vano". Afortunadamente, los usuarios de Internet, a diferencia de la pobre Marian, tienen a su disposición potentes motores de búsqueda que se pueden encontrar en páginas web específicas (de hecho, algunas páginas permiten al usuario realizar sus búsquedas en varios motores de forma simultánea). Una búsqueda concienzuda usando cinco motores de búsqueda importantes revela que el número de distintas referencias a nuestro autor en la Red es cerca de 200. La inmensa mayoría son banales. Algunas son elementos para acceder a las listas y catálogos de los editores. Hay también cada vez más universidades que cuelgan en la red sus programas de estudio y las bibliografías de los miembros de la facultad. Como es natural, la lectura de Gissing es obligatoria en muchos cursos de historia y literatura victoriana, y estos resultados suponen la mayor parte de las referencias que se encuentran. Estas referencias no tienen interés externo al margen de confirmar algo que todo el mundo sabe: que La nueva Grub Street (New Grub Street) y Mujeres sin pareja (The Odd Women) son los textos más populares en la educación superior y que sus otras obras aparecen raramente.

El estudiante entusiasta que se esté iniciando en Gissing sólo dispone de unos pocos sitios web para confirmar algunos de sus hitos biográficos y bibliográficos. Puede leer la entrada on-line entry from the Cambridge Biographical Encyclopedia, la cual, pese a su brevedad contiene un error (dice que Gissing estudió en Manchester y que "fue expulsado de la universidad"). Es más útil la página privada de un profesor con mucha iniciativa, Mitsuharu Matsuoka de la Universidad de Nagoya en Japón. En la web hay una sección de autores británicos del siglo diecinueve y, junto a ella encontramos la única otra la única otra web con información sustancial que, además, está completamente dedicada a Gissing. Contiene retratos fotográficos, una breve biografía, una selección de citas de y sobre Gissing, una cronología y una lista de sus obras con escolios procedentes del estudio de Robert Selig. Sin embargo la lista no es completa y algunos comentarios, por ejemplo el de The House of Cobwebs pueden desorientar al novato en el estudio del autor. Por útlimo, el Gissing Trust en Wakefield mantiene una página con información sobre las actividades del Centro Gissing.

Cualquier otro material sustancial es escaso por el momento. Se pueden leer dos sólidas reseñas escritas por el Profesor Korg (aquí and aquí) relativas al primero de los seis volúmenes de la correspondencia de Gissing. Es posible leer también acerca del premio que justamente les fue concedido a sus editores por el MLA en 1995. Pero no hay ensayos extensos o críticas que estén disponibles en la Red ni discusiones significativas sobre ninguna de sus novelas. Sin embargo, un avance importante es que los contenidos de las revistas científicas más importantes están disponibles e indexadas en la Web: Nineteenth-Century Studies, Victorian Studies,, y, lo que es más importante, sed puede acceder al Gissing Journal. El investigador que use Internet sabrá donde localizar los artículos más rigurosos sobre Gissing aunque no pueda leerlos en línea.

Por otra parte, puede que sus intereses sean más bibliográficos que críticos. Quizás simplemente quiera comprar algunos títulos de segunda mano para completar su colección de libros de Gissing. Si quieres comprar un primera edición de Workers in the Dawn, puedes encontrar este raro ejemplar a la venta junto con otros 179 artículos por 28.000$. Si se te queda pequeña esa liga, prueba a buscar en los fabulosos recursos de Powell’s, que presume de ser la librería más grande de América del Norte. La última vez que busqué, tenía 50 títulos de Gissing a la venta; se puede encargar cualquier cosa desde el ordenador y los precios tanto de los libros como del porte son razonables.

Quizás no quiera comprar obras de Gissing y simplemente le apetezca leerlo en la pantalla. Existen varios sitios web que dan acceso gratis a una lista de textos literarios que va en aumento. Algunos de estos sitios son de difícil acceso pese a las herramientas que dábamos por garantizadas. Hasta ahora no he podido encontrar ni una sola obra completa de Gissing disponible en este formato. Todo lo que se requiere para ello es tiempo, una edición sin copyright, un escáner y un programa con OCR (reconocimiento de palabras). Algún lector de este artículo que tenga espíritu cívico podría comenzar el trabajo. La información sobre cómo convertirse en voluntario se puede encontrar en la web del Project Gutenberg.

Puede que tenga una pregunta sobre Gissing o que necesite identificar una referencia. En ese caso debería hacer lo mismo que Michele Kohle cuando encontró un rastro de las misteriosas 30 cartas perdidas referidas a Gissing: hizo circular una petición de información a todos los miembros de una lista de distribución llamada Ex Libris. La mejor formar de conseguir respuestas a ese tipo de preguntas es lanzarlas en la única lista de distribución en la que aparece regularmente información sobre Gissing: la lista Victoria. Como su nombre indica Victoria es una lista de discusión que trabaja sobre todos los aspectos de esa época, muchos de sus participantes son profesores de historia o literatura. Victoria ha almacenado un enorme archivo de preguntas, informaciones y cotilleos— útiles, fascinantes y, por veces, erróneos. Se pueden buscar esos archivos años por año desde 1993 al 1996. Según mis cálculos, las referencias a Gissing en los archivos aumentaron de 21 en 1993 a más de 100 en 1995, aunque descendieron a 78 en 1996, algo que probablemente sea un reflejo del aumento de miembros más que un aumento del interés en el autor. Algunas veces las respuestas que aparecen estremecen. Por ejemplo, a alguien que investiga sobre melancolía en la época Victoriana le aconsejan leer las obras completas de Gissing, y otro miembro entra en la competición "Libros que sentimos haber perdido el tiempo en leer" hablando de La nueva Grub Street (New Grub Street) con el siguiente juicio despectivo: "Simplemente un largo rollo autocompasivo".

¿Y qué sucede con otras listas de distribución? El motor de búsquedaDeja News indexa un vasto archivo de material en el que aparecen cientos de listas de distribución pero sólo he encontrado ocho elementos menores sobre Gissing. Uno, sin embargo, ofrece una información nueva para mi: la palabra paparazzi (fotógrafos que entran sin permiso en la vida de los famosos) deriva del nombre del personaje terrateniente de Gissing, Coriolano Paparazzo, en Catanzaro en By the Ionian Sea! . Sucedió que Fellini, el director de cine, estaba leyendo este libro mientras hacía La Dolce Vita en los cincuenta y usó el nombre para uno de los personajes que se comportaba como lo hacen los paparazzi modernos. Fue a partir de aquí que la palabra se extendió. Si la historia es cierta o no, no lo sabemos.

Cosas extrañas como esta son las recompensas que encuentra alguien que busca en la Red. La referencia más inesperada que encontré de Gissing fue una cita que encontré cuando investigaba sobre Ryecroft ("For the man sound in body and serene of mind there is no such thing as bad weather; every sky has its beauty, and storms which whip the blood do but make it pulse more vigorously"). La cita se empleaba como epígrafeen los detalles de un curso universitario sobre la atmósfera del planeta Júpiter. Quizás haya un fan de Gissing en el departamento de Astrofísica del MIT! (Massachusetts Institute of Technology)


Victorian Overview George Gissing George Gissing

Modificada por última vez 15 de marzo 2010; traducido el 9 de agosto de 2011