[Traducción de Ana González-Rivas Fernández revisada por Juan Luís Sanguino y Asun López-Varela. El diseño HTML, el formato, y los enlaces de George P. Landow. La traductora indica las traducciones disponibles en castellano. Los títulos de las obras no traducidas son traducción de Ana González-Rivas Fernández.]

Nacido en Clontarf (cerca de Dublín, Irlanda) el 8 de noviembre de 1847, Bram (Abraham) Stoker es conocido como uno de los autores góticos más destacados del fin-de-siècle victoriano. Excelente atleta, periodista, escritor, biógrafo, crítico teatral y gerente teatral, Stoker es celebrado sobre todo por su obra maestra gótica, Drácula (Dracula) (1897). Al igual que su inmortal creación, el Conde Drácula, la vida de Stoker está rodeada de misterio, desde su rumoreada participación en círculos ocultistas, hasta su supuesta muerte por sífilis.

Stoker fue educado en el Trinity College, “donde se graduó con honores en ciencias, matemáticas, oratoria, Historia y composición” “where he won honours in science, mathematics, oratory, history, and composition” (“Obituario”) . Después de graduarse, entró en el Servicio Civil Irlandés, donde sirvió como inspector de tribunal de primera instancia (Byron, 9). En 1876, Stoker conoce al actor Henry Irving, y en 1878 ya se había trasladado a Londres, donde trabajó como gerente en funciones en el famoso Lyceum Theatre. Fue aquí donde Stoker entró en los círculos de moda, a través de los cuales conocemos mucho de su carácter y de sus influencias. Ese mismo año Stoker se casó con Florence Balcome, que también había sido cortejada por Oscar Wilde. Se ha especulado mucho sobre la dinámica familiar de los Stoker, sugiriendo a veces que no había amor en el matrimonio. El único hijo de los Stoker, Noel, nació en 1879.

El interés de Stoker por lo sobrenatural y lo oculto (que se convertiría en un tema central de su ficción posterior) pudo haber tenido su origen en una desconocida enfermedad de su infancia, que supuestamente lo mantuvo en cama hasta la edad de siete años; a este enclaustramiento se añadiría su interés por el folclore irlandés, que a menudo abarcaba cuentos de duendes y vampiros. De hecho, los posteriores intereses de Stoker incluían “Egiptología, folclore babilónico, proyecciones astrales, y alquimia” “Egyptology, Babylonian lore, astral projections, and alchemy” (Bedford, 211) , y se rumoreaba que Stoker era miembro de la infame orden del Dorado Amanecer (“Order of the Golden Dawn”), un círculo esotérico de magos al que asistían también W. B. Yeats y Aleister Crowley; hoy, sin embargo, estos rumores se consideran apócrifos.

Stoker publicó sus relatos desde 1872, incluyendo “La copa de cristal” (“Cristal Cup”) (1872), su primer cuento de horror “La cadena del destino” (Traducción al castellano de María José Antón, 1999) (“The Chain of Destiny”) (1875), la colección de narraciones para niños El país del ocaso (Traducción al castellano de José Luis Moreno-Ruiz, 2002) (Under the Sunset), y su primera novela The Snake ’s Pass (El paso de la serpiente) (1890), pero no conoció la fama hasta el abrumador éxito de Drácula (1897). Las respuestas en las revistas populares fueron muy variadas, pero generalmente positivas. Una reseña de 1897 en el Athenaeum decía incluso que Stoker va “‘un paso más allá ’ que otros en el campo [sobrenatural]” “one better’ than others in the [supernatural] field” (Senf 59). Empezó su novela en 1890, y estuvo influido por su visita a Whitby, donde Stoker descubrió una referencia al Drácula histórico (Byron 27) en el libro Relato de los principados de Valaquia y Moldavia (An Account of the Principalities of Wallachia and Moldavia), de William Wilkinson (en un principio la novela iba a titularse “El no-muerto” — “The Un-Dead”). También investigó sobre el folclore y la geografía de Europa del Este en guías de viaje, siendo su fuente más conocida La tierra más allá del bosque (The Land Beyond the Forest) (1888). Son muchas las razones del éxito de Drácula, que se ha convertido en un tema central para las adaptaciones teatrales, musicales y cinematográficas y, más recientemente, para la crítica académica.

Stoker continuó escribiendo ficción gótica y fantástica, incluyendo La madriguera del gusano blanco (Traducción al castellano de Juan Antonio Molina Foix, 1984) (The Lair of the White Worm) (1911) (que llegaría a convertirse en una película de culto), y publicó la biografía de Henry Irving: Recuerdos personales de Henry Irving (Personal Reminiscences of Henry Irving) (1906). En 1907 también entró en el debate sobre la censura con ensayos como “La censura de la ficción” (“The Censorship of Fiction”) y “La censura de las obras de teatro” (“The Censorship of Stage Plays”), que se publicaron en The Nineteenth Century (Byron 28). “El invitado de Drácula” (Traducción al castellano de Francisco Torres Oliver, 1992) (“Dracula ’s Guest”), un capítulo suprimido de Drácula, fue publicado póstumamente en 1914.

Después de una enfermedad que sufría desde 1906, Stoker murió una tarde de sábado, el 20 de abril del 1912, en el número 26 de St. George ’s Square S. W., Londres (“Obituario”). Su muerte, aunque habitualmente se ha atribuido a la sífilis, se debió probablemente a un ataque al corazón.

Obras citadas

Byron, Glennis. Dracula. By Bram Stoker. Ontario: Broadview, 2000.

"Obituary." The Times.22 de abril, 1912: 39879; col E.

“Review of Dracula”. The Critical Response to Bram Stoker. Ed. Carol A. Senf. Londres: Greenwood Press, 1993.


Victorian Web Overview

Modificado 30 abril 2008