[Traducción de Victoria Parra Ortiz revisada y editada por Asun López-Varela. El diseŠo HTML, el formato, y los enlaces de George P. Landow.]

lgernon Charles Swinburne nació el 5 de abril de 1837 en Grosvenor Place (Londres), pero pasó gran parte de su niñez en la Isla de Wight, donde residían tanto sus padres como sus abuelos. Junto con Shelley y Byron, es uno de los escasos poetas, desde los días de Raleigh y Sidney, de procedencia aristocrática: su padre fue un almirante y su abuelo materno, el tercer conde de Ashburnham. Se sentía muy unido a su otro abuelo, nacido y criado en Francia, quien seguía pensando y vistiéndose como un noble francés del ancien régime (la época anterior a la Revolución). Éste y la madre del poeta instruyeron al joven Algernon en francés e italiano.

En cuanto a religión, los Swinburnes, como correspondía a los de su clase, pertenecían a la Alta Iglesia anglicana (véase Iglesia Anglicana), y el poeta demostraba un detallado conocimiento (propio de un lector de la Biblia) de las escrituras y de los métodos interpretativos comunes, incluidos la tipología, la profecía, y la apocalíptica. Su tratamiento del cristianismo parece ser típicamente idiosincrático — es decir, aunque le encantaba oponerse a la religión organizada y atacaba salvajemente a la Iglesia católica romana por su papel político en una Italia dividida, hace un uso pormenorizado de la alusión bíblica, si bien a menudo con fines blasfemos. Algernon recurrió al nihilismo mientras que estuvo en Oxford, pero nunca llegó a ser indiferente a la religión, como se ve claramente en "Hymn to Proserpine" (texto del poema) y "Hertha".

Izquierda: 16 de Cheyne Walk, Chelsea, Londres

Derecha: Horas de la madrugada en los años sesenta a los 16, Cheyne Walk — Lectura Algernon [Swinburne] "Anactoria" a Gabriel y Guillermo.. Caricatura de Max Beerbohm.

[Pínchese sobre las imágenes para agrandarlas]

Cuando creció, tuvo una muy íntima relación con una prima, Mary Gordon, cuya boda fue un desconsuelo para él. En Oxford, conoció prácticamente a todos aquellos que influirían más tarde en su vida, incluidos Rossetti, Morris, y Burne-Jones, quienes en 1857 estaban pintando sus murales artúricos en las paredes de la Oxford Union, y Benjamin Jowett, el maestro del Balliol College, quien descubrió su talento poético y trató de evitar su expulsión cuando empezó a alabar a Orsini, el patriota italiano que intentó asesinar a Napoleón III en 1858. Abandonó Oxford en 1860 y se hizo muy amigo de los Rossettis. Tras la muerte de Elizabeth Siddall (la señora Rossetti) en 1862, Rossetti y él se mudaron a la Tudor House, en el n°r; 16 de Cheyne Walk (Chelsea).

Swinburne poseía una curiosa combinación de frágil salud y fuerza. De estatura baja (sólo algo más de 1,52 metros) y complexión delgada, fue, sin embargo, un nadador excelente y el primero en escalar el acantilado Culver en la Isla de Wight. Tenía una disposición extremadamente excitable: los que le conocieron le describían como un "chico demoníaco" "demoniac boy" que brincaba por la habitación mientras declamaba poesía a voz en grito. En esto, como en otras muchas cosas, parecía huir de la moderación. En una o dos ocasiones tuvo ataques, quizá epilépticos, en público; pero él mismo agravó su condición bebiendo más allá del exceso, hasta la inconsciencia. Más de una vez, cuando vivía con Rossetti, tuvo que ser llevado a la puerta de su casa, a altas horas de la madrugada, totalmente borracho. Durante las décadas de 1860 y 1870, se dejó llevar por un ciclo alcohólico de disolución, depresión, desintoxicación en su casa del campo y vuelta a Londres, donde empezaría todo de nuevo.

Aunque parte de su obra había aparecido ya en publicaciones periódicas, Atalanta in Calydon (1865) fue el primer poema presentado con su nombre y logró una entusiasta acogida. "Laus Veneris" (texto) y Poems and Ballads (1866), con sus pasajes de alto contenido sexual, fueron por ello muy criticadas. El encuentro de Swinburne en 1867 con su antiguo héroe Mazzini, el patriota italiano que vivía exiliado en Inglaterra, produjo una obra más política: Songs before Sunrise.

Su obsesión por el masoquismo, en especial la flagelación, empezó probablemente en Eton y habría sido fomentada por sus posteriores amistades con Richard Monckton Milnes (uno de los Apóstoles compañeros de Tennyson), quien le dio a conocer la obra del Marqués de Sade, y Richard Burton, el explorador y aventurero victoriano. Perduran algunas historias sórdidas de la época en que vivió en el número 16 de Cheyne Walk con Rossetti: según una de estas historias, Rossetti tuvo que decirle en una ocasión que no hiciera tanto ruido — Algernon y su novio habían estado deslizándose desnudos por la barandilla y molestando a Rossetti mientras pintaba — . En otra ocasión, Rossetti le pidió a Adah Menken, la amazona circense americana, que iniciase a Swinburne en el amor heterosexual. Ella se vio obligada a dejarlo porque, según dijo: "No puedo hacerle entender que no sirve de nada morder" "I can't make him understand that biting's no use" . ƒl encontraba un placer sardónico en lo que el crítico y biógrafo Cecil Lang denomina "exageración algernónica" "Algernonic exaggeration" : cuando se empezó a criticar su homosexualidad y otras inclinaciones sexuales, él divulgó una historia en la que él habría cometido pederastia y zoofilia con un mono — y después se lo habría comido — . Cuánto hay de cierto y cuánto de ficción en estas historias no está todavía claro. Oscar Wilde, perfectamente capaz de inventar cautivadoras ficciones, le definió como

un fanfarrón en cuestión de vicios, que habría hecho cualquier cosa para convencer a sus conciudadanos de su homosexualidad y zoofilia, sin ser en modo alguno un homosexual o un zoofílico.

[a braggart in matters of vice, who had done everything he could to convince his fellow citizens of his homosexuality and bestiality without being in the slightest degree a homosexual or a bestializer.]

En 1879, Swinburne se encontraba en un estado pésimo debido al alcoholismo y a su vida disipada, pero su asesor jurídico, Theodore Watts-Dunton, lo acogió y consiguió que adoptara un estilo de vida más saludable. Swinburne vivió hasta el final en la casa de Watts-Dunton, fuera de Londres. Dejó de ver a sus amigos, quienes le creían “prisionero” “imprisoned” en The Pines, pero su creciente sordera justifica en cierta medida su menguada sociabilidad. Murió de gripe en 1909.

Es indiscutible que Swinburne tenía una personalidad adictiva, prácticamente incapaz de moderación. Su método crítico es perceptivo y resulta útil, pero se excede en pródigos elogios de aquello que le gusta y en feroces ataques contra lo que le disgusta. Su producción poética sigue el actual patrón estándar de temprano florecimiento y posterior declive; de hecho, algunos de sus trabajos más descarados de la segunda y tercera serie de Poems and Ballads (1878 y 1889) fueron escritos en su etapa de Oxford. Sin embargo, su última colección, A Channel Passage, tiene algunos poemas preciosos, como "The Lake of Gaube." Swinburne es más recordado como el técnico supremo de la métrica, con una versatilidad que excede incluso a la de Tennyson, aunque carece del correspondiente registro emocional. Sus obsesiones no son compartidas por la mayoría; y si no puede impresionarnos con la rareza de sus deseos ni con la estridencia de sus exclamaciones ateístas, no nos queda mucho más.

Material relacionado


Victorian Overview Autores Algernon Charles Swinburne

Modificado por última vez el 3 marzo de 2009; traducido el 14 de enero de 2011