[Traducción de Yesica Morla revisada y editada por Esther Gimeno y Asun López-Varela. El diseño HTML, el formato, y los enlaces de George P. Landow.]

Butler c. 1865Samuel Butler fue el segundo hijo y el primer varón de Thomas Butler (1806-86) y Fanny (Worsley de soltera, fallecida en 1873), nacido el 4 de diciembre de 1835 en Langar Rectory, en Nottinghamshire, donde su padre tenía una parroquia. Provenía de una línea de clérigos –su abuelo, también llamado Samuel, fue obispo de Lichfield y Coventry — y la carrera eclesiástica era una opción probable para el joven Samuel. O al menos eso planeó su padre.

Butler fue a la escuela Shrewsbury, donde su abuelo había sido director antes de jubilarse; luego, en 1854, fue al St. John’s College [imagen], Cambridge (el alma mater de su padre), licenciándose en Clásicas en 1858. A los 23 años su carrera era extrañamente normal para un joven cuyo padre había planeado cuidadosamente el paso de su hijo mayor al sacerdocio. Thomas Butler, por supuesto, es un reputado modelo para el vicioso tirano Theobald Pontifex de la obra maestra de Butler El destino de la carne (The way of All Flesh), y parece que el padre de Butler no dejaría de ejercer presión, tanto física como psicológica, en su hijo al hacerse un hombre adulto. Ambos nunca congeniaron, si bien cuando Butler abandonó Cambridge estaba seguro de su deseo de ordenarse.

Como preparación para tomar los hábitos Butler vivió entre 1858 y 1859 en una parroquia humilde de Londres, tal como hizo Ernest Pontifex en su novela. Fue allí, trabajando en una escuela pobre, donde descubrió que no había notables diferencias entre la moral o el comportamiento de chicos bautizados y aquellos que no lo habían sido — un hecho que recrea en su temprana sátira The Fair Heaven. Este hecho sembró las primeras dudas en su fe y poco a poco empezó a conectar en ello con su padre, buscando respuestas a sus dudas. A su padre le enfureció que su hijo albergara dudas sobre la fe, o la “carrera” que había elegido, pero Samuel persistió en su escepticismo con la esperanza de que lo dejara tranquilo. Se equivocó. Butler, pese a la dependencia económica con su padre, abandonó sus planes de ordenarse sacerdote, y buscó una nueva carrera.

Quiso ser pintor. A su padre no le gustó la idea. Tras mordaces negociaciones decidió poner la mayor distancia posible entre él y su familia, dedicándose a la cría de ovejas en Nueva Zelanda. Ello le ofrecía una ventaja añadida al obtener cierta independencia económica. Embarcó el 30 de septiembre de 1859, llevando consigo la Historia de la decadencia y caída del Imperio Romano (Decline and Fall of Roman Empire) de Gibbon para leer durante el largo viaje.

Tuvo un éxito razonable como granjero. Escribió mientras estuvo en Nueva Zelanda una serie de artículos para el Christchurch Press, incluido su “Darwin entre las máquinas” (“Darwin among the Machines”), el núcleo de su primera sátira Erewhon. Releyó su Scripturey aplicó el método analítico de Gibbon a la lectura de la Resurrección para el panfleto que publicaría en 1866. También escribió a su padre, que publicó sus cartas en 1863 como A First Year at Canterbury Settlement. Y también leyó. Su lectura más importante fue El origen de las especies (On the Origin of Species) de Darwin. La teoría de la evolución lo convenció al instante y empezó una breve correspondencia con el venerado científico. Butler volvió a Londres en 1864, habiendo doblado la inversión inicial de su padre (unas 4000 libras) para el proyecto.

Alquiló unas habitaciones en una posada de Clifford, Londres, donde viviría hasta su muerte. Como añoraba su carrera artística recibió clases de pintura. En uno de los cursos, en 1867, conoció a Eliza Savage. La señorita Savage sería su más cercana consejera y crítica hasta su muerte en 1885, y mantuvieron una vívida correspondencia que finalmente Butler publicó en su honor. Butler sentía un profundo cariño por la señorita Savage y se hundió cuando murió repentinamente, pero la relación sólo se rodeó de especulaciones acerca de sus sentimientos por ella y los de ella hacia él, y sobre la propia sexualidad de Butler. Se habla de una amante 17 años menor que Butler llamada Lucie Dumas, pero nada hay de cierto en ello y nada queda del afecto que parecía haber entre Butler y la señorita Savage. Suele aceptarse que ella estaba enamorada de él y que él se negaba a verlo; otros han llegado a la conclusión de que era homosexual y que Lucie Dumas era la Ellen Turnan de Butler… en otras palabras, podrían haber tenido un romance pero nadie lo sabe realmente.

Butler fue un pintor espantoso (su estilo podría llamarse “naïve” hoy) pero de alguna manera se las arregló para colgar numerosas pinturas en la Royal Academy durante los años siguientes. También se ocupaba de escribir (y hasta de componer música), y en 1872 publicó el primer libro que lo hizo darse a conocer: la extraordinaria sátira “swiftiniana” Erewhon. El éxito fue enorme, a pesar de que fue el único que le dio dinero hasta que Erewhon Revisited fue publicado en 1900. Le siguió The Fair Heaven, un tipo de ataque mal entendido a los Cuatro Evangelios en la voz de un firme creyente. Los críticos no lo entendieron, en la duda de si era o no una sátira, y el éxito de Butler cayó tan pronto como había subido.

La madre de Butler murió en 1873, pero aunque claramente es el modelo de la horrible Christina Pontifex de The Way of All Flesh, poco se sabe de su influencia en Butler a lo largo de su vida. Y por eso, como estoy trabajando a partir de otras fuentes y de mi propia investigación, no será más significativa aquí. Estoy seguro de que debería serlo; si sabe algo de ella hágamelo saber.

El dinero de Nueva Zelanda no duró tanto como había esperado, a causa de una serie de malas inversiones. Amenazaba una nueva dependencia paterna. Empezó la novela The Way of All Flesh, en 1874, y pasó capítulos a la señorita Savage para su aprobación — ella los aprobó. Era un proyecto en marcha todavía y a Butler le interesaban más otras cuestiones. Durante los ’60 todo el mundo conocía la “Cuestión de las especies” y Darwin y su teoría fueron criticados. Pero no por Butler. Aportó sus propias ideas sobre la evolución, que creía que complementarían el trabajo de Darwin, en un libro titulado Life and Habit. Butler se dio cuenta de que la mayor parte de la herencia s basa en un rasgo arraigado, hasta el punto de poder pasar a través de las generaciones y reaparecer en la siguiente — o después. La idea de la “herencia habitual” era parte de la teoría original de Darwin, donde no podía dar cuenta de las variaciones por la selección natural, y Butler creyó que aportaba algo importante a Darwin.

Supo luego que ya Lamarck había propuesto la misma teoría de la herencia 50 años antes. Leyó el libro de San George Jackson Mivart Genesis of Species, con su poderosa crítica a la selección natural, y llegó a la conclusión de que Darwin era un charlatán. Todas las buenas ideas provenían de Lamarck y él sólo había añadido la selección natural, que Butler describió como “una cortina de humo.” A pesar de que Butler y el hijo de Darwin, Frances, eran buenos amigos Butler comenzó una enemistad con el científico por lo dicho y por la Introducción a Erasmo que había escrito Charles — y que Butler consideraba un desaire… Life and Habitapareció en 1878 pasando de ser una defensa a On the Origin of Species de Darwin a ser un fiero ataque a Darwin y su teoría.

Butler también estaba en contra de lo que consideró como la exclusión de la razón del universo por parte de Darwin. Quería reinstaurar un modelo donde el individuo tuviera un mínimo de control en las consecuencias de sus actos. Durante los años siguientes continuó escribiendo libros y cartas al Ateneo sobre Darwin (que éste ignoró sabiamente). Dedicó la década siguiente, así como sus menguantes finanzas, a la realización de trabajos sobre la evolución: Evolution, Old and New aparecido en 1879, Unconscious Memoryen 1880 y Luck or Cunning? de 1887. Todos ellos defendían su versión de la teoría de la evolución de Lamarck y desprestigiaban la de Darwin. Por suerte, ninguno tuvo éxito, mientras tanto continuó escribiendo The Way of All Flesh pero, cuando la señorita Savage murió en 1885, estaba demasiado deprimido para continuar sin sus comentarios y lo abandonó para siempre. Tuvo que ser editado y revisado por su amigo R.A. Streatfeild, a su muerte, en 1902.

La muerte de su padre resolvió sus problemas económicos durante los últimos 6 años de su vida. Le permitió veranear en Italia y crear allí sus obras de paisaje italiano, como Alps and Sanctuariesy Ex Voto. La nueva vida de ocio que le dio la herencia de su padre le permitió un estilo de vida que, aun sin gastos en el extranjero, gastaba entre sus habitaciones en Clifford y la biblioteca del Museo Británico y por las tardes con su amigo (y biógrafo póstumo Henry Festing Jones), dedicándose a la composición musical (Butler carecía de talento también en esto).

Solicitó un puesto como profesor de Arte en Cambridge en 1866, pero sin éxito, y continuó escribiendo sus eclécticas obras durante los ’80 y ’90. Reconsideró los documentos de su padre con la idea de publicarlos pero, antes de hacerlo, cambió su percepción del viejo patriarca tirano que inmortalizaría como George Pontifex, y escribió una cariñosa memoria titulada The Life of Samuel Butler, Bishop of Lichfield and Coventryen 1896. Siempre admiró a Homero (los héroes de Butler eran pocos e incluían a Shakespeare y Handel. Despreciaba a casi todos los demás) y hacia el final de su vida estaba convencido de que el libro era de una mujer. Escribió una conocida traducción de la Ilíadaen 1898, otra de la Odiseaen 1900 y, antes de eso, una obra titulada The Authoress of the Odyssey, en 1897. Escribió los Shakespeare’s Sonnets Reconsidereden 1899 y la secuela de Erewhon, Erewhon Revisited, en 1901. Este último finalmente le dio beneficios económicos. Tras unas breves vacaciones en la primavera de 1902, volvió a la posada de Clifford y murió poco después en el hospital el 18 de junio. Fue incinerado en Woking.

De no ser porque el manuscrito incompleto de The Way of All Flesh estaba escondido en un cajón en Clifford, Butler habría quedado como una figura menor de las letras victorianas. Pero fue encontrado y ordenado y se publicó en 1903, rodeado de gran aplauso. Inevitablemente se siguió una revaloración de la vida y el trabajo de Butler y sus otros libros cobraron interés de repente. Sin embargo, fueron los retazos de sus cuadernos de notas, llenos de duras observaciones e ironía, los que se compararon con The Way of All Flesh. Con ello Butler alcanzó el estatus de iconoclasta victoriano tardío.

Bibliografía

Breuer, Hans-Peter, “The Source of Morality in Butler’s Erewhon,” en Victorian Studies 16, 1973, pp. 317-328.

Breuer, Hans-Peter, “Samuel Butler’s Book of the Machines and the argument from design,” Modern Philosophy, 72, 1975, pp. 365-383.

Breuer, Hans-Peter, Introduction to the Note-Books of Samuel Butler, edited by Hans-Peter Breuer, volume I (1874-1883), New York, 1984.

Carey, Glenn O., “Samuel Butler’s Theory of Evolution: a Summary,” English literature in transition: 1880-1920, 7, 1964, pp. 230-233.

Breve trabajo que resume alguno de los hechos que llevaron a Samuel Butler a abandonar su creencia en la selección natural de Darwin a favor del lamarckismo. Se sugiere que cuando Butler leyó el libro de Mivart (On the origin of species) concluyó que Darwin se equivocaba y que fue una deshonra por su parte hacer ver que había descubierto la evolución, cuando supo que tenía antecesores. Dice que desde Mivart a Butler el lamarckismo le pareció una teoría mucho más satisfactoria. La expresión de Carey sólo es correcta en parte: Mivart no aprobó a Lamarck (antes al contrario), de modo que Butler buscó referencias al lamarckismo por todas partes.

Coleman, B., “The writings of Samuel Butler with reference to the relations between science and humanism in the nineteenth century,” PhD UCL, Public. nľ 21-431, 1970.

Copland, R. A., “A side light on the Darwin-Butler quarrel,” Notes and Queries for Readers and Writers, 24, 1977, pp. 23-24.

Cullwe, A. Dwight, “The Darwinian Revolution and Literary Form,” Levine, George Lewis y Madden, William Anthony (eds.), The Art of Victorian Prose,London, 1968.

Afirma que la influencia de Darwin en la literatura Victoriana tardía, desde Butler hasta el culto decadentista, fue una tendencia a invertir el status quo.

Goodhew, Douglas, “A study of Samuel Butler’s contribution to the theory of evolution,” Dissertations Abstracts International, 38, 1978.

Gounelas, R.M., “Some influences on the work of Samuel Butler, 1835-1902,” DPhil Oxford, 1977, Public. nľ 27-4613, Holt, Lee E., Samuel Butler, New York, 1964.

Jones, H. Festing, Samuel Butler, author of Erewhon: a memoir, 2 vols., London, 1920.

Fuente útil para conocer las cartas publicadas por Butler, documentos recogidos por su amigo y una biografía más bien limitada.

Langlet, Mark E., Samuel Butler’s ambivalent protest: fathers and sons and the reproduction of patriarchy.

En su mayor parte se centra en el síndrome del odio al padre de Samuel Butler tal y cómo aparece en sus obras. Afirma que el binomio “odio al padre/autoridad” podría haber sido la causa de su rechazo a Darwin y su punto de vista nada convencional.

Lasner, Mark Samuels, “Samuel Butler’s Unconscious Memory, an unrecorded “trial copy” dated 1888?,” Book Collector, London 41:1, 1992, pp. 113-116.

Levin, Gerald, “Shaw, Butler and Kant,” Philological Quarterly, 52, 1973, pp. 142-156.

Pauly, Philip, “Samuel Butler and his Darwinian Critics,” Victorian Studies, vol. 25, 1982, pp. 161-180.

Una condensación de los hechos más importantes relacionados con la ruptura entre Darwin y Butler. Incluye la contribución del círculo de Darwin en lo referente a aspectos tales como si Darwin debía o no responder a las cartas de Butler en el Ateneo. Gracias al consejo de Huxley, Darwin destruyó sus borradores y no contestó.

Stillman, Clara G., Samuel Butler: a mid-Victorian modern, London, 1932.

De interés tanto histórico como por el análisis secundario que contiene. Trata de encajar a Butler en el movimiento modernista. Inserta en el mismo terreno a Butler, Darwin y


Victorian Sitemap Autores Science

Last modified 1 octubre 2007; traducido 19 enero 2010