[Traducción de Sandra del Peso, revisada por Montserrat Martínez García y editada por Asun López-Varela. El diseño HTML, el formato, y los enlaces de George P. Landow. En los títulos de las obras no traducidas al castellano, la traductora indica entre paréntesis que la traducción de los mismos es obra suya. En caso contrario, la traductora se basa en las traducciones ya disponibles que figuran en el registro ISBN. Del mismo modo, en lo referente a las citas literarias, la traductora indica las traducciones disponibles en castellano. Aquellos casos en los que no se hace referencia a ninguna traducción previa, aluden a la labor traductora de Sandra del Peso. Se incluye una lista de obras traducidas al castellano.

En 1827-28, Scott escribió una serie de cuentos titulada Las crónicas de Canongate (The Chronicles of the Canongate) como parte de su plan para pagar la deuda de su editorial. Tras una "Introducción" en donde presenta el marco narrativo, Scott creó dos cuentos largos, La viudad de las Tierras Altas y Los dos boyeros (The Highland Widow y The Two Drovers), pese a que no eran precisamente su punto fuerte. Comenzó la primera historia en los años inmediatamente posteriores a la muerte de la señora Scott el 14 de mayo de 1826. En su diario, hacia el 28 de mayo, él escribió:

Es hora de que esté más animado y activo… No debo defraudarme a mí mismo ni a mi familia, y es evidente que eso supone un esfuerzo. Debo intentar escribir unos aperitivos (hors d'oeuvre), algo que pueda continuar entre los necesarios descansos de Nap [indudablemente una referencia a su trabajo La vida de Napoleón Bonaparte (The Life of Napoleon Bounaparte), publicada en nueve volúmenes al año siguiente]. El cuento del abandonado (The Tale of Deserted) de la Sra. Murray Keith, podría quedar más emotivo gracias a la entrevista con la madre del chaval, pero no creo que esa obra pueda alargarse mucho más."

Los lectores de un siglo después probablemente estarían de acuerdo en que Scott intentó alargar la historia más allá de sus límites naturales. El marco narrativo era necesario ya que, en aquel tiempo, la edición de revistas con lo que hoy llamaríamos cuentos o historias cortas no existía. En este aspecto, Las crónicas de Canongate (The Chronicles of Canongate) fueron inicialmente concebidas con el mismo propósito que Master Humphrey' Clock de Charles Dickens, es decir, como libro de miscelánea creado por Charles en 1840 para albergar sus números de novelas semanales como La antigua tienda de curiosidades (The Old Curiosity Shop) o Barnaby Rudge, y que luego abandonó en 1841 por no serle ya de utilidad. Scott, también, encontró este marco demasiado limitado cuando comenzó a escribir sus obras de larga extensión La hija del cirujano (The Surgeon's Daughter) y La doncella de Perth (The Fair Maid of Perth).

Argumento y escenario

La historia fue supuestamente extraída por Chrystal Croftangry, editor de Chronicles of the Canongate , de las páginas del diario de la Sra. Bethune Balliol (personaje basado en la vieja amiga de Scott la Sra. Anne Murray Keith), quién se topó un día con la viuda de MacTavish Mhor, uno de los últimos rebeldes jacobitas perseguidos y asesinados por chaquetas-rojas (N. de T. los Redcoats del ejército inglés) tras de la rebelión de 1745. La viuda había criado a su hijo sola, bajo la seguridad de la montaña, esperando que éste siguiera tanto la profesión de su padre ladrón de ganado (cateran), como su causa política. Sin embargo, cuando su hijo, Hamish, alcanza la mayoría de edad, consciente de que Escocia vivía un tiempo de cambios, lo cual su madre no podía apreciar, se alista en un regimiento escocés destinado a combatir a los franceses en Canadá. Sin embargo su madre, Elspath, horrorizada por lo que ella considera como una traición por parte de su hijo a la vieja causa de Escocia, le echa una droga en la bebida de modo que el joven se queda más tiempo del que le está permitido, convirtiéndose así en un desertor. Hamish asesina al sargento Cameron que había venido para apresarle por deserción y es posteriormente ejecutado, dejando a su madre luchando con su culpa y remordimiento.

Temas

Vemos pues que el título La viuda de las Tierras Altas (The Highland Widow) resulta algo inapropiado ya que su hijo es claramente el protagonista. Como en muchas de las obras de Scott, el autor se esfuerza por contrastar el nostálgico anhelo de un pasado heroico y romántico con la obligación que tiene Escocia, como algo necesario para su futuro, de aceptar el respeto inglés hacia el cumplimiento de la ley. El conflicto entre estos rasgos nacionales, como en muchas de las sus novelas, es motivo de tragedia. El orgullo nacional profundamente arraigado, la fuerte independencia e individualismo, y la heroica determinación del habitante de las Highlands caen ante el disciplinado poder de los ingleses.

Estilo y Atmósfera

La habilidad de Scott para crear una atmósfera envolvente sea quizás más elocuente aquí que en la mayoría de sus obras debido a la síntesis de la narración en La viuda de las Tierras Altas . El majestuoso discurso de madre e hijo alberga el poder del gaélico original y, junto con las descripciones del paisaje de las Highlands, confiere al cuento un verdadero sentimiento épico. Scott imbuye al cuento oral con una grandeza añadida mediante el uso de un ritmo pausado y comedido en la narración, llevando al lector a considerar la tragedia del individuo atrapado por las fuerzas de la tradición y loa prejuicios, los cuales se han convertido en una tragedia para los viejos valores, dentro de un mundo que ha cambiado irrevocablemente.


Victorian Overview Sir Walter Scott

Última modificación el 28 de junio de 2008; traducido el 29 de diciembre 2010