[Traducción de Victoria Parra Ortiz revisada y editada por Asun López-Varela. El diseño HTML, el formato, y los enlaces de George P. Landow.]

La introspección invade la narración de Tannhauser en "Laus Veneris" de A. C. Swinburne. Un caballero de una leyenda medieval, condenado a vivir dentro del Horsel como amante de Venus — véase la detallada descripción que hace Harrison de esta historia — , Tannhauser experimenta una interesante evolución desde la culpa hasta la aceptación de los placeres corporales. En un primer momento, la vergüenza por su "pecado" hedonista es tan fuerte que expresa un deseo de morir, utilizando elaboradas metáforas como la siguiente:

Ah God, that sleep with flower-sweet finger-tips
Would crush the fruit of death upon my lips;
Ah God, that death would tread the grapes of sleep
And wring their juice upon me as it drips.

En el mismo tono solemne, Tannhauser describe la distancia entre él mismo y otros hombres. Presenta con gran efecto su sufrimiento como aislado y único:

Ah God, that I were as all souls that be,
As any herb or leaf of any tree,
As men that toil through hours of labouring light,
As bones of men under the deep sharp sea.

Outside it must be winter among men;
For at the gold bars of the gates again
I heard all night and all the hours of it
The wind's wet wings and fingers drip with rain.

Sin embargo, ¿pretendía Swinburne que el sufrimiento del caballero, que percibimos como excepcional, sea un juego de palabras? Está claro que otros han estado enamorados antes que él, y el caballero incluso hace referencia a ellos. La manera en que deriva "placer del dolor extremo" "pleasure out of extreme pain" hace que su ensimismamiento parezca irónico, ya que la descripción que hace Tannhauser de su tormento parece casi agradable por su carácter elaborado y egocéntrico; pero ¿cuánto sufre realmente?

Yea, all she slayeth; yea, every man save me;
Me, love, thy lover that must cleave to thee
Till the ending of the days and ways of earth,
The shaking of the sources of the sea.

Me, most forsaken of all souls that fell;
Me, satiated with things insatiable;
Me, for whose sake the extreme hell makes mirth,
Yea, laughter kindles at the heart of hell.

Al final del poema, la persistente indulgencia del narrador consigo mismo provoca que sus anteriores deseos de muerte y quejas de aislamiento dejen de parecer humildes, y sean más bien sobreactuados, falsos y cargados de innecesaria autocompasión. Aunque finalmente Tannhauser demuestra un cambio de espíritu — de arrepentirse de su lujuria a dedicarse a ella sin reservas — , el cambio es siempre indulgente consigo mismo. Después de todo, Tannhauser podría decidir ceder ante su "febril hambre" "feverish famine" por lo erótico, pero al hacerlo, escoge vivir en un mundo subterráneo de llamas: "Sé que tal llama / Me sería fiel por siempre; sí, ¿qué importa, / aunque me queme, haber sentido lo mismo?" "I know that such-like flame / Shall cleave to me for ever; yea, what care, / Albeit I burn then, having felt the same?"

Preguntas

1. ¿Hasta qué punto pretendía Swinburne que la exagerada introspección del poema fuera una crítica o una recomendación del hedonismo? ¿Sería más probable que un lector moderno interpretara la narración como satírica en vez de literal en comparación con los lectores del siglo XIX? Piensa en los diversos tipos de medios de comunicación actuales (internet, televisión, radio, prensa) y el problema de la sobrecarga sensorial.

2. Swinburne era conocido por su obsesión por la autoflagelación y los problemas con el alcohol (Biografía de Swinburne). ¿Es el final del poema una representación de su incapacidad personal para la moderación? Por otro lado, ¿no es una parte inherente a la naturaleza humana el sacar algún placer del dolor? La desesperación de Tannhauser en su deseo de redención (y su fracaso posterior) podrían leerse como un comentario cínico sobre la religión. Si tenemos en cuenta la religión en el resto de su obra, ¿aparece el ateísmo de Swinburne en "Laus Veneris"?

3. ¿En qué se diferencia el amor del caballero — centrado en sensaciones corporales — con el de Pip por Estella en Grandes esperanzas, que tiene más relación con los ideales? ¿Está el amor de Pip más o menos ensimismado? ¿No pueden hacer nada los personajes ante la influencia del amor? ¿Cómo funciona el principio de placer-dolor en el último?

Reflexiona sobre el siguiente pasaje, en el que Pip describe su doloroso amor:

En la casa de la señora Brandley y también fuera de ella, sufrí toda clase y todo grado de penas y torturas que Estella pudo causarme. La naturaleza de mis relaciones con ella, que me situaban en términos de familiaridad, aunque sin gozar de su favor, era la causa de mi desgracia. Se valía de mí para molestar a otros admiradores y utilizaba la familiaridad existente entre los dos para darme continuos desaires en la devoción que yo le demostraba. De haber sido yo su secretario, su administrador, su hermanastro o un pariente pobre; si hubiese sido un hermano menor o me hubiesen destinado a casarme con ella, no me habría sentido con esperanzas más inciertas cuando estaba a su lado. El privilegio de llamarla por su nombre y de oírla que me llamaba por el mío era, en tales circunstancias, una agravación de mis penas; y así como supongo que ello casi enloquecía a sus restantes admiradores, estoy seguro, en cambio, de que me enloquecía a mí. In Mrs. Brandley's house and out of Mrs. Brandley's house, I suffered every kind and degree of torture that Estella could cause me. The nature of my relations with her, which placed me on terms of familiarity without placing me on terms of favor, conduced to my distraction. She made use of me to tease other admirers, and she turned the very familiarity between herself and me to the account of putting a constant slight on my devotion to her. If I had been her secretary, steward, half-brother, poor relation, — if I had been a younger brother of her appointed husband, — I could not have seemed to myself further from my hopes when I was nearest to her. The privilege of calling her by her name and hearing her call me by mine became, under the circumstances an aggravation of my trials; and while I think it likely that it almost maddened her other lovers, I know too certainly that it almost maddened me.

4. Marie Corelli, una famosa novelista contemporánea, criticó a Swinburne mediante las palabras de su personaje Sybil Elton en The Sorrows of Satan (1895). El personaje protesta:

Was human nature as base and abandoned as this man declared it to be? Was there no God but Lust? Were men and women lower and more depraved in their passions and appetites than the very beasts? I mused and dreamed, — I pored over the "Laus veneris" — "Faustine" and "Anactoris," till I felt myself being dragged down to the brute-lever of the mind that conceived such outrages to decency. ["Marie Corelli's Criticism of A. C. Swinburne", 221-22]

¿Cómo representa la crítica de Corelli el generalizado rechazo victoriano de las obras de Swinburne? ¿Será que tales observaciones únicamente animaron a un autor que se esforzaba por escandalizar a otros? (¿Habría respondido Swinburne "qué importa [ . . . ]" "what care [ . . . ]" igual que Tannhauser?)

Material relacionado


Victorian Overview Autores Algernon Charles Swinburne Las obras de Algernon Charles Swinburne

Modificado por última vez el 22 septiembre de 2009; traducido el 3 de marzo de 2011